Muestra Museográfica

Esta es una puesta a prueba a pesar del aislamiento social ocasionado por la pandemia, ha sido un proceso que visibiliza la participación de un grupo de personas vinculadas en el convenio que se dio en el proyecto Casas Con Sentido Cúcuta en el marco de la Alianza Comisión de la Verdad, Programa Alianzas para la reconciliación de USAID y ACDI/VOCA  y Biblioteca Julio Pérez Ferrero. Al proponer los laboratorios artísticos como un mecanismo pedagógico se pretendió que los participantes  “miraran hacia adentro” en la búsqueda de sus afectaciones y mediante un ejercicio creativo  exteriorizaran esos temores que guardan mucha veces con el silencio.

 

Por medio  del arte y la cultura se consolida el valor de las memorias y las historias de vida; estas nos llenan de profundidad, nos desafían, nos hacen descubrir en las identidades individuales y colectivas la grandeza de la humanidad.

 

El Montaje de la exposición se muestra a manera de colcha; la cual está compuesta por los productos de los cinco laboratorios

 

Adentrándonos en la Casa de la Verdad se puede apreciar la colcha colectiva realizada en quinto laboratorio; la cual pone al descubierto las expresiones y emociones de los participantes en torno a sus memorias, junto a esta se exhiben 8 placas colgadas y al margen frente de las placas se visualizan las listas de participantes, formando de esta manera parte integral del ejercicio estético. Luego sobre una mesa blanca están las placas que tiene alguna ruptura; tienen gran importancia en torno al tema de víctimas ya que constituye la complejidad que se vive al tratar de cicatrizar las heridas que ha dejado el conflicto (Algunas están rotas, otras bien, otras no tanto y su valor simbólico radica precisamente en la muestra de la fractura; esta es importante en el proceso e interpretación que el visitante le atribuya). 

 

Así mismo encontramos la primera pantalla que muestra el producto del tercer laboratorio; los cuales son los monólogos. Seguimos con una tira conformada por tres tensores donde observamos todos los dibujos colgados y prensados con ganchos de madera a manera de retrato; nos invita a realizarnos la pregunta ¿cómo me ven? ¿Cómo me veo?; el orden en que se dispusieron los dibujos está relacionado con lo tenso del dibujo y con el color. Se continúa y encontramos la diadema  que corresponde a un ejercicio de paisaje sonoro; donde se pueden escuchar los podcasts producto del segundo laboratorio. Seguimos con la cartografía donde se logró hacer una ampliación  en el punto del área metropolitana trabajando dos escalas para poder ubicar los dos puntos más distantes para mostrar donde viven nuestros participantes. En la parte central de la sala se ubican seis velas grandes que encuentran atrapados los fragmentos de manos, dando un aire interesante, enigmático y angustioso donde muestra el color blanco de la vela y unos huecos que dejan ver el interior; permitiendo apreciar que en la parafina hay atrapado partes y fragmentos de las manos, dando cuenta así de la vida, las historias y las memorias. 

 

Observamos en una segunda pantalla el cortometraje producto del cuarto laboratorio, este nos invita a conectar las historias de los participantes entorno a la resistencia.

 

El producto del primer laboratorio se ubicado en una mesa; son unas manos hechas en arcilla, las cuales se encuentran entrelazadas y poseen en su interior una plantita mostrándonos la resiliencia de los participantes frente al conflicto, y como el arte y las expresiones de la naturaleza los invitan a crecer y contar una nueva historia. 

“El contenido en esta página web no es información oficial del Gobierno de Estados Unidos y no representa las opiniones o las posiciones de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now